ECyT-arPágina principal | Acerca de | Ayuda | Preguntas más frecuentes | Páginas especiales | Entrar


Versión para imprimir | Aviso legal | Política de privacidad

Plan Prébisch

La enciclopedia de ciencias y tecnologías en Argentina

Plan Prébisch es el nombre que los medios de comunicación dieron al informe preliminar presentado por el economista Raúl Prébisch al dictador Eduardo Lonardi el 1º de octubre de 1955 y ampliado el 25 del mismo mes. El término fue luego aplicado a todas las propuestas posteriores de Prébisch al régimen de la Revolución Libertadora.


Contenido

Historia

El 1º de octubre de 1955 Raúl Federico Prébisch, tomándose una licencia en su cargo de director de la CEPAL, llegó a Buenos Aires en respuesta a la convocatoria del general Eduardo Lonardi, que había derrocado al presidente Juan Domingo Perón el 16 de septiembre. Lonardi quería designarlo ministro con facultades extraordinarias para reformar la economía del país, pero Prébisch, que valoraba su alto cargo en las Naciones Unidas, prefirió ser asesor ad honorem. A falta de un equipo de trabajo propio, se reunió durante 4 días con todos los subsecretarios de las áreas económicas, financieras, comerciales e industriales del gabinete nacional, para recolectar la información indispensable para un primer diagnóstico de situación. En ese tiempo récord elaboró y presentó a Lonardi un informe preliminar de situación, señalando que los problemas eran graves, pero solubles.

Con una licencia de 3 meses otorgada por el Secretario General de las Naciones Unidas, Dag Hammarskjöld, Prébisch se abocó a la elaboración de un análisis más completo y un conjunto de recomendaciones. Con la colaboración del Ministro de Comercio César Bunge y de jóvenes economistas de la CEPAL, como Aldo Ferrer, el 25 de octubre presentó los primeros resultados a Lonardi. El por la prensa mal llamado Plan Prebisch —que era sólo un diagnóstico, no un plan de acción— comenzaba señalando que Argentina enfrentaba la peor crisis económica de su historia. Un informe de la embajada de EEUU en Buenos Aires, de fecha 27 de octube de 1957, señala que la calificación era una exageración proveniente del interés de Prébisch en desacreditar a Perón, por su antiguo enfrentamiento con él. Fue el primero de una serie de graves errores políticos cometidos por el fundador ideológico de la CEPAL, que le alienaron el apoyo de políticos, economistas e intelectuales progresistas como Arturo Frondizi y Raúl Scalabrini Ortiz, dando pasto a la abundante prensa amarilla de la época. Los principales problemas señalados en el informe fueron la declinación y obsolescencia de equipamiento de las producciones agropecuaria y petrolera, la ineficiencia de la industria, las graves carencias en la infraestructura del transporte y la energía, el déficit de la balanza comercial, el crecimiento de la inflación y la falta de crédito para el reequipamiento tecnológico. Problemas todos reales, que ya habían sido señalados anteriormente por otros economistas independientes.

El empujoncito final para el desprestigio del todavía embrionario plan fue el apoyo brindado por la Sociedad Rural Argentina, que fomentó acusaciones de alianza con la oligarquía terrateniente y ganadera. El único apoyo que obtuvo Prébisch fuera del gobierno de facto fue el de la prensa conservadora, caso del diario La Nación, y el del líder radical Ricardo Balbín. En noviembre de 1955 el nacionalista y ultracatólico Lonardi fue reemplazado por su jefe de Estado Mayor, el general Pedro Eugenio Aramburu, quién revirtió las políticas conciliadoras de aquél (su lema había sido Ni vencedores, ni vencidos) hacia el peronismo y las organizaciones sindicales, alienando así a la mayoría de los votantes. Aunque Prébisch renunció inicialmente a su cargo de asesor, Aramburu lo convenció de continuar brindándole su apoyo, refirmando la continuidad de las políticas económicas de Lonardi con las designaciones de Julio Alizón García como Ministro de Finanzas y del radical balbinista Eugenio Alberto Blanco como Ministro de Hacienda[1].

Las críticas contra Prébisch se exacerbaron y la prensa recordó su rol central en la gestación del Pacto Roca-Runciman, unánimemente (salvo el oficialismo de la época) repudiado como el predominio de los intereses británicos sobre los nacionales. Al mismo tiempo, los gobiernos estadounidense y británico lo consideraban un izquierdista a quién había que vigilar y el gobierno chileno lo catalogaba como un servidor incondicional de los intereses argentinos. Prébisch, un autodeclarado tecnócrata, se granjeó también las antipatías de los periodistas argentinos al acusarlos públicamente —probablemente con razón, ya que actualmente sucede algo similar— de superficialidad y de no brindar noticias sino opiniones personales.

El 4 de enero de 1956 Prébisch presentó 2 informes adicionales, uno sobre la inflación y otro sobre el plan para la recuperación económica del país. Al mismo tiempo, en vista de la escasez de economistas bien formados, elaboró una propuesta de pedido a las Naciones Unidas de apoyo técnico que incluía el entrenamiento de unos 150 técnicos y funcionarios, el mayor proyecto de apoyo a un país latinoamericano de la época. El plan incluía (ver las restantes propuestas en la siguiente sección) la incorporación de Argentina al Fondo Monetario Internacional para poder obtener préstamos internacionales en cantidad suficiente. Al día siguiente de la presentación, Aramburu creó una Comisión Honoraria Económica y Financiera para analizar las propuestas de Prébisch, integrada por políticos, empresarios y gremialistas, con la coordinación como secretario del economista Adalberto Krieger Vasena (quien luego sería ministro de Hacienda).

Recomendaciones

Las principales recomendaciones de acción presentadas el 4 de enero de 1956, como Plan de Recuperación Económica, fueron:

El ortodoxo y nada keynesiano ajuste económico se proponía desmantelar el capitalismo de Estado peronista y estimular al capital privado a producir más con mayor eficiencia. La segunda meta, que Prébisch explicaría más tarde en una de sus conferencias, se lograría mediante la eliminación del "paraguas" proteccionista implementado por el peronismo: prohibición de ciertas importaciones, aranceles aduaneros y tipos de cambio preferenciales. El anuncio de la propuesta provocó una depreciación del 10% del peso argentino, una magnitud no vista en muchos años.

Scalabrini Ortiz, en su columna del semanario frondicista Qué Sucedió en 7 Días, atacó la propuesta como poco seria y fundada en datos erróneos. Arturo Jauretche hizo lo propio en el libro El Plan Prebisch: retorno al coloniaje (originalmente publicado en 1956). La crítica que más debe haberle dolido fue la de su colega de la CEPAL, Celso Furtado, quien señaló la falta de coherencia de la propuesta con las ideas desarrollistas impulsadas por el propio Prébisch desde el organismo y con antecedentes recientes como la recuperación francesa de posguerra. El secretario de Estado de EEUU John Foster Dulles resintió la propuesta de bloquear las inversiones petroleras extranjeras. Los ministros argentinos Alizón García y Blanco le quitaron su apoyo cuando creyeron que Prébisch, a través de inesperadas conferencias de prensa, trataba de "puentearlos", sorteando su autoridad. El Plan Prébisch había quedado sin apoyo de ninguna especie y su gestor había logrado concitar, inusual proeza, el rechazo de todos los sectores políticos: de la extrema izquierda a la extrema derecha, sin excepciones.

El gobierno de facto no se pronunció explícitamente sobre el Plan de Recuperación Económica, pero el 20 de febrero de 1956 el cargo de asesor presidencial de Prébisch fue reasignado a la Comisión Honoraria Económica y Financiera coordinada por Krieger Vasena, bloqueando su acceso directo a Aramburu y sepultando, de hecho, su propuesta. Prebisch reanudó sus funciones en la CEPAL para poner en marcha el asesoramiento económico a Argentina que había propuesto. El 8 de junio de 1956, en ocasión de su designación como profesor honorario de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Chile, reflexionó sobre los defectos del proceso de sustitución de importaciones hecho durante las dos primeras presidencias de Perón. Señaló que el objetivo era correcto pero la estrategia, equivocada. Que América Latina no podría mejorar el nivel de vida de sus masas sin industrialización, pero que debía al mismo tiempo impulsar la eficiencia de los procesos productivos. Que Perón había fomentado la mediocridad de los empresarios, la inflación por exceso de consumo y el desorden económico (los argumentos ya habían sido expuestos en la entrevista concedida a Teophilo de Andrade: Reforma Cambial Argentina, O Cruzeiro, 28 de enero de 1956). El más valioso resultado del Plan Prébisch, tal vez el único, fue la creación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria; su exitosa puesta en práctica requeriría destrezas tecnológicas que Prébisch, más teórico que práctico, no poseía.

Fuentes

Véase también

Obtenido de «http://cyt-ar.com.ar/cyt-ar/index.php/Plan_Pr%C3%A9bisch»

Esta página ha sido visitada 5.065 veces. Esta página fue modificada por última vez el 5 nov 2012, a las 21:49. El contenido está disponible bajo los términos de la Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported.


Buscar

Navegar
Página principal
Portal de la comunidad
Actualidad
Cambios recientes
Página aleatoria
Ayuda
Editar
Ver código fuente
Ayuda de edición
Opciones de página
Discutir esta página
Nueva sección
Versión para imprimir
Información de página
Historial
Lo que enlaza aquí
Cambios relacionados
Mis páginas
Registrarse/Entrar
Páginas especiales
Páginas nuevas
Lista de archivos
Estadísticas
Más...