ECyT-arPágina principal | Acerca de | Ayuda | Preguntas más frecuentes | Páginas especiales | Entrar


Versión para imprimir | Aviso legal | Política de privacidad

No a la mina

La enciclopedia de ciencias y tecnologías en Argentina

Manifestación por el No a la Mina en Esquel.

No a la mina fue el lema del más importante de los movimientos vecinales del siglo XXI que luego se multiplicaron en comunidades del interior de Argentina en defensa de modos tradicionales de vida amenazados por la minería de gran escala. Comenzó en la localidad de Esquel (Provincia del Chubut) en oposición al proyecto de extracción de oro con cianuro cerca de la ciudad y sobre un importante cauce de agua. Su éxito hizo que su influencia se extendiera a otras localidades de la Cordillera de los Andes y del país.


Contenido

Introducción

Vista panorámica de Esquel y sus alrededores, con la ubicación del Proyecto Esquel.

En 2002 los habitantes de Esquel (Provincia del Chubut) —en la denominada comarca andina— se enteraron del proyecto de extracción de oro mediante cianuro en el cerro 21 del Cordón Esquel, distante de la ciudad menos de 7 km en línea recta. La empresa interesada en la explotación (denominada en lo sucesivo Proyecto Esquel) era Minera El Desquite SA, subsidiaria de la empresa canadiense-estadounidense Meridian Gold Corporation, con sede central en Reno (Nevada, EEUU) y actividades en ese país, Canadá y otros. Meridian Gold tiene antecedentes de contaminación tóxica grave en al menos tres minas estadounidenses:[1] por mercurio en Jerritt Canyon Mine (Nevada, EEUU), con un dique de colas ácido en proceso de colapso en Paradise Peak (Nevada, EEUU) y terrenos con infiltraciones ácidas de alto costo de contención en la explotación agotada de Beartrack Mine (Salmon, Idaho, EEUU; véase Morán pp.10‑12).

Esquel es un importante centro turístico provincial por estar en las cercanías del Parque Nacional Los Alerces, donde se encuentra uno de los pocos bosques milenarios de alerces de Argentina, especie que está en peligro de extinción. Alberga también muchos migrantes de grandes ciudades de Argentina, atraídos por un estilo de vida más respetuoso de la naturaleza, anhelo compartido con las comunidades indígenas que habitan la región. Las pequeñas producciones familiares de éstas últimas dependen críticamente de la disponibilidad de agua pura cuyas fuentes están, justamente, en la nieve y los glaciares de la cordillera.

Durante la gestión del gobernador Rafael Lizurume, funcionarios del Poder Ejecutivo de Chubut anunciaron que el 4 de diciembre de 2002 se haría una audiencia pública no vinculante (como todas las audiencias públicas argentinas) para presentar el informe de impacto ambiental del Proyecto Esquel. Un grupo de pobladores —que luego se identificaría a sí mismos como Vecinos Autoconvocados de Esquel— se organizó con la modalidad de asamblea de reunión periódica o cuando las circunstancias lo hicieran necesario. El grupo —entre los que se contaban numerosos profesionales, docentes y estudiantes de la sede local de la Universidad Nacional de la Patagonia "San Juan Bosco"— promovió la movilización del resto de la comunidad mediante manifestaciones públicas, reparto de folletería y cadenas de e-mails. Algunos de los rasgos de los miembros del movimiento —compartidos con otros análogos y el que se vayan todos— son (indirectamente aludidos por Svampa&Antonelli MT en varios lugares del libro):

El 24 de noviembre los Vecinos Autoconvocados de Esquel de Esquel (que todavía no usaban ese nombre) hicieron una asamblea y marcharon por el centro de la ciudad en rechazo a la aprobación de la propuesta minera. La masividad de la protesta, donde se denunció el saqueo de los recursos naturales con complicidad de los gobernantes, forzó la suspensión de la audiencia. Para festejar la suspensión (la audiencia nunca se llevó a cabo) vecinos se reunieron nuevamente el 4 de diciembre. Las marchas y asambleas se repetirían luego mensualmente, sin interrupciones, como reafirmación de la voluntad de impedir cualquier actividad extractiva que puediera afectar significativamente su patrimonio natural.[2]

Luego de numerosas actividades los vecinos consiguieron que el Concejo Deliberante de Esquel convocara, para el 23 de marzo de 2003, a un plebiscito sobre la aceptación o rechazo de las actividades mineras en la zona, aunque con carácter no vinculante. Como el 81% de los votantes se pronunciaron en contra de la gran minería y el uso de cianuro, el Concejo Deliberante sancionó la Ordenanza N° 33/2003 que declaró a Esquel municipio no tóxico y ambientalmente sustentable.

Proliferación del No a la Mina

El movimiento No a la Mina logró expresar un sentimiento compartido por muchas otras pequeñas y medianas comunidades del interior de Argentina. Este sentir es frecuentemente expresado, mas que en propuestas específicas, en la oposición a explotaciones que amenazan con modificar drásticamente su forma tradicional de vida y su subsistencia económica, haciendo uso de las escasas fuentes de agua (caso de la explotación de Bajo de la Alumbrera, en Catamarca), poniendo en riesgo a glaciares (caso de Pascua Lama, en San Juan) y a veces amenazando con el el traslado forzoso de pueblos enteros (caso de Andalgalá, en Catamarca[3]).

Influencia sobre otros movimientos vecinales

Cómo se señala en los trabajos universitarios de investigación recopilados por Antonelli y Svampa (véase Fuentes), el movimiento vecinal de Esquel, frecuentemente caracterizado como ¡No a la mina! por su sitio Internet, fue el precursor de muchos otros que luego se agruparían como Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC).

No a la mina en Wikipedia

Los artículo sobre el No a la mina en la Wikipedia en castellano fueron eliminados por tres veces sucesivas, por considerarlos propagandísticos e irrelevantes por algunos bibliotecarios. En el último borrado se estableció una prohibición (imposibilidad práctica) de redactar ningún otro artículo con este nombre.[4] Esta prohibición fue revertida en mayo de 2011 por el reclamo hecho por el editor de esta enciclopedia, Carlos E. Solivérez, en el congreso realizado en la ciudad de Buenos Aires en ocasión del 10º aniversario de la creación de Wikipedia en castellano.[5]

Borrador de historia del Proyecto Esquel

El yacimiento de oro de Huemules, unos 25 km al oeste del Proyecto Esquel, fue descubierto accidentalmente en el año 1965. Está localizado a unos 30 km al noroeste de Esquel, sobre el faldeo este del Cordón Oriental del Futalaufquen, entre las cotas de 1.500 y 1.950 metros sobre el nivel del mar, en las nacientes de los arroyos Huemules Norte y Sur. En marzo de 1972 sus derechos de explotación fueron adquiridos por la compañía Minera Aguilar, que los perdió en 1976 por incumplimiento de los compromisos asumidos. En 1977 el gobierno nacional incorporó el área a una Reserva Minera Nacional para su exploración, financiando las tareas con el protocolo ARG-NR-77-001 del Fondo Rotatorio de la Naciones Unidas (FRNU); este convenio finalizó en mayo de 1982 y en abril de 1983 el FRNU presentó el informe final al gobierno argentino, cuyos términos se desconocen. En 1985 el yacimiento fue incluído en el Plan de Expansión Minera (PEM) de la entonces Secretaría de Estado de Minería, la que hizo una evaluación del antedicho estudio y emprendió un programa de perforaciones con recuperación de testigos y desarrollo de laboreos mineros subterráneos. En 1988 el yacimiento se transformó en Reserva Provincial.

En 1990 se hizo un concurso público de ofertas para la exploración y explotación de un área de 25 km² que fue adjudicatada a la Empresa Argentina de Cemento Armado SA (EACA). EACA gestionó por sí misma el yacimiento de Huemules hasta el año 1993, cuando se asoció con la empresa Sunshine Argentina para continuar las exploraciones. Posteriormente hizo un joint venture con la empresa Minera El Desquite SA para un nuevo plan de exploración. Durante la primera mitad de la década de 1990 se extrajeron de la parte sur del yacimiento unas 2.000 t de mineral de fusión directa (DSO) por los altos valores de metales nobles que contenía. Las excavaciones hechas consistieron en galerías de acceso, laboreos verticales y rajos de explotación selectiva. La explotación fue aparentemente abandonada alrededor de 1995. En algún momento de esa misma década se hizo un nuevo relevamiento del yacimiento con fondos del Programa de Asistencia Técnica para el Desarrollo del Sector Minero Argentino (PASMA) del Banco Mundial. En ese relevamiento se estableció que el yacimiento Huemules tiene aproximadamente 3.600 m de corrida y una profundidad de veta que varía de algunos centímetros a 5 o 6 m. Su desarrollo subterráneo total, entre galerías y chimeneas, es de aproximadamente 1.500 m, con dos niveles en el sector Sur y un nivel en el sector Norte. En el año 1993 se estimó las reservas de mineral en unas 780.000 t con una ley media de 10 g/t de oro; se estima que una explotación a cielo abierto a gran escala es rentable con una ley inferior a 1 g/t de oro.[6] Como se ve, lo que es una constante en este tipo de proyectos, hubo cuantiosas inversiones estatales en el área.

Área aproximada abarcada por el Proyecto Esquel.

Aunque se desconoce la historia del surgimiento del Proyecto Esquel, su concesión fue obtenida por Minera El Desquite SA, tal vez como parte de las exploraciones que se llevaron a cabo para el proyecto Huemules. Una fuente no identificada afirma que a comienzos del año 2001 estaba en curso una investigación, a cargo del fiscal Patricio Romero de Investigaciones Administrativas de la Pcia. de Chubut, de usurpación de la titularidad del hallazgo original del yacimiento por un hermano del entonces director provincial de Minas, Guillermo Hughes, quien habría vendido este derecho a Minera El Desquite por un millón de dólares.[7] Aunque no se ha logrado determinar la fecha de la conformación inicial de esta empresa, se sabe que dos de sus directores fueron Gonzalo "Talo" Tanoira —conocido jugador de polo que llegó a presidente de la asociación de ese deporte y esposo de Luisa Miguens Bemberg — y Carlos Miguens del grupo Miguens-Bemberg (MB Holding), quien fuera presidente de la Cervecería Quilmes (Patagonia Gold PLC, Memoria 2005). El Desquite era titular de los derechos del Proyecto Esquel y parcialmente propiedad de Brancote Holdings PLC, empresa que vendió sus acciones (aparentemente el 90%[8]) a la canadiense - estadounidense Meridian Gold por USD 368 millones en abril de 2002 (Boletín N° 197 de la CAEM y [9]). Se ignora si los propietarios argentinos vendieron también sus acciones o siguen siendo socios minoritarios del emprendimiento. Lo que sí se sabe es que sus restantes concesiones (casi 250.000 ha en la provincia de Chubut, véase mapa en la Memoria del año 2005) pasaron a ser propiedad de una nueva empresa formada después de la venta, Patagonia Gold SA. Estas operaciones comerciales ilustran un método común en este tipo de emprendientos de altísima rentabilidad: un grupo empresario argentino "influyente" consigue la concesión y la autorización de la explotación; luego vende los derechos a alto precio o se asocia con algún poderosos grupo minero internacional, quien llevará a cabo la explotación.

Fuentes

Cronología del No a la Mina

Fuentes

Fuentes generales

Véase también



Obtenido de «http://cyt-ar.com.ar/cyt-ar/index.php/No_a_la_mina»

Esta página ha sido visitada 3.534 veces. Esta página fue modificada por última vez el 12 abr 2013, a las 21:20. El contenido está disponible bajo los términos de la Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported.


Buscar

Navegar
Página principal
Portal de la comunidad
Actualidad
Cambios recientes
Página aleatoria
Ayuda
Editar
Ver código fuente
Ayuda de edición
Opciones de página
Discutir esta página
Nueva sección
Versión para imprimir
Información de página
Historial
Lo que enlaza aquí
Cambios relacionados
Mis páginas
Registrarse/Entrar
Páginas especiales
Páginas nuevas
Lista de archivos
Estadísticas
Más...